Emelec vende jugadores más caro que BSC

El Bombillo gana millones, BSC está endeudado
viernes, 10 de abril de 2020 · 08:41

Barcelona se ha desprendido de una de sus principales figuras. De las últimas transferencias fue el zaguero Xavier Arreaga. La rapidez con la que se dio la negociación dejó boquiabierto a más de uno.

Hinchas y periodistas cuestionaron también el valor con el cual se fue el defensor: $ 1’200.000, de los cuales, $840.000 fueron destinados para el Ídolo.

Enseguida, saltaron las comparaciones con las ventas que ha realizado el rival de barrio: Emelec. Para tener solo una idea, en los cuatro últimos fichajes de ambos equipos, el Bombillo ha obtenido $19’400.000 como resultado.Barcelona, por otro lado, suma solo $ 3’915.000.

Pero la diferencia no solo se da a la hora de vender un jugador, sino mucho antes: al momento de realizar los contratos.

Con Miler Bolaños, ingresó un millón adicional cuando Gremio lo traspasó, pues el 30% del pase le pertenecía al conjunto ‘eléctrico’. Con Fernando Gaibor sucedió algo similar.

¿Por qué se da esta notoria diferencia? La respuesta está en los momentos económicos que vive cada club.

“Es sencillo: El que no necesita, va a vender más caro. Barcelona, en este caso, está en la obligación de vender”, explica William Vergara, agente FIFA, en diálogo con un medio porteño.

A pesar de que para Vergara el valor del fichaje de Arreaga (su excliente) le pareció un poco bajo, lo considera rentable. “No me parece que esté muy alejado del precio real de mercado. Además, tomando en cuenta que Barcelona invirtió $ 230 mil por el 70 % del pase y se están llevando más de $800 mil netos, me parece un buen negocio”.

Según el empresario, en los casos de Jonathan Álvez y Erick Castillo, se los consiguió vender a valores más altos por el hecho de ser delanteros. Un defensa central, en cambio, después de la posición de lateral derecho, es lo que más ofrece el mercado.

La dura situación financiera, sin embargo, no quiere decir que Barcelona esté condenado al fracaso. Para Vergara, es necesario un cambio de modelo institucional.

“Ahorita Barcelona no puede competir en presupuestos con Liga de Quito o Emelec, pero hay que verse en el espejo de otros equipos grandes en el mundo, como el Porto o el Sevilla. Hay que buscar un modelo que te permita competir al más alto nivel y que a la vez te permita vender”, afirma.

Darse cuenta de la realidad económica y ser creativo para buscar soluciones, son los caminos que sugiere para obtener

Otras Noticias