Noticias

Los motivos por los que la Ley Humanitaria y Lenín Moreno no se metieron con el fútbol para sacar millones

Muchos sectores en el país han sido afectados pero no el fútbol nacional ni los jugadores
jueves, 21 de mayo de 2020 · 16:16

En los últimos días el Presidente Constitucional de la República del Ecuador, Licenciado Lenin Moreno Garcés, dio a conocer que dentro de la Ley Humanitaria se dispuso la reducción de los sueldos y horas de trabajo de los colaboradores de cada empresa en casos extremos para evitar que existan despidos, sin embargo no se ha topado al fútbol pese a que el cobro de impuestos, tanto a jugadores como equipos, podría dejarle millones de dólares al país.

Queda una pregunta, ¿por qué no se meten con el fútbol? Hay varias aristas que iremos analizando y argumentando para dar cuenta que el fútbol ayudaría en lo económico así como en lo político.

1. El Estado busca que la sociedad mire hacia otro lado en este crítico momento que vive el país: No es un secreto que se ha utilizado al deporte para distraer a la masa. Ya lo dijo Karl Marx a fines del siglo XIX, que el fútbol es el opio del pueblo, traduciendo ayuda a calmar y sacar del contexto real a la opinión pública que hoy por hoy –por ejemplo- está enfocada en los negociados de los hospitales y los sobreprecios de insumos como mascarillas y fundas para cadáveres.

Debido a todo este debate y crítica constante que hay hacia las decisiones tomadas, se busca una salida; un elemento que permita distraer la atención de los ciudadanos de temas delicados y se preocupen por cómo va su equipo favorito en la tabla de posiciones, si ganó un cotejo o está como candidato para ser campeón.

Por ello, año con año y enfocándonos solamente a la realidad del país, pese a que la misma no ha sido la mejor, se aumentan los torneos y ya no solo es el local, sino hay Copa Ecuador, Libertadores, Sudamericana, Eliminatorias y Copa América. Un calendario apretado y lleno de partidos que permita mantener concentrada a la sociedad en dicho tema.

El periodista y filólogo alemán, Santiago Flores Álvarez Ossorio, comenta en su texto Fútbol y manipulación social que “Se utiliza a los futbolistas como íconos, mitos generadores de moda como David Beckham. Su imagen es difundida con merchandising. Las empresas consideran a los futbolistas mercancías, que explotan hasta que dejan de ser rentables. Estos son los valores materialistas de la sociedad capitalista”.

Basándose en esta premisa, se puede pensar que aquí en Ecuador, mirando a los futbolistas de la talla de Antonio Valencia, Damián Díaz, José Francisco Cevallos Junior se recurren a ellos para que puedan servir de distracción no solo de la realidad sino también de consumo.

2. El fútbol está manejado por directivos que también llevan los hilos del país. Desde hace un tiempo acá, en los comentarios se ha escuchado muchas personas buscan tener relación con un equipo popular para que les sirva de plataforma y luego poder acceder a cargos políticos importantes y pruebas han habido.

Ya que el fútbol llega a ser un deporte tan popular y tiene la capacidad de atraer a más de la mitad de todo un país, es una vitrina para que los dirigentes se logren posicionar, formen una imagen y luego lleguen a ostentar poder que va incluso mucho más allá de un partido, un estadio o un club.

En el libro de Kurt W. Mortensen, El poder de la persuasión: Cómo influir sobre las personas y crear aliados en tu negocio, se explica cómo una persona puede formar una imagen de autoridad para toda una sociedad y darle poder al punto de ser intocable, pues quien se meta en contra de él o ella, recibirá la negativa de la opinión pública.

Aterrizando este enunciado a la realidad del país, Lenin Moreno como presidente de la República no va a querer ganarse detractores que vengas desde el fútbol y prefiere no tocar a dirigentes y dueños del fútbol en el país, no le gustará y su imagen se iría al suelo si Antonio Valencia o Damián Díaz muestran su malestar por alguna decisión que pueda afectarlos en la parte económica en sus redes sociales donde los siguen millones de personas.

Con este preámbulo, dando las razones por las que el fútbol es intocable en este momento de austeridad y crisis en el país y pese a esto se está planeando su regreso, hay otros puntos para entender cómo podría la Ley Humanitaria adquirir réditos económicos del fútbol ecuatoriano.

3. Cobrar impuestos atrasados de los clubes ecuatorianos. Hay equipos en el fútbol ecuatoriano que no han declarado sus impuestos anuales como demanda el Servicio de Rentas Internas. Por poner un ejemplo (y que fue noticia) El 12 de agosto del año pasado el SRI justamente inició un proceso contra Barcelona SC por un valor superior a 860 mil dólares, debido a valores pendientes desde el 2016, según información brindada por el periodista Stalin Briones.

Pero no es el único club, pues en octubre del 2018 se dio otro caso con el Club Sport Emelec, que llegó a deber más de 3 millones de dólares a dicha institución. Aunque estos casos son anteriores, esto no quita que sigan adeudando o incluso que la deuda aumente, por lo que el Estado podría intervenir y reclamar todo este dinero pero por los puntos expuestos anteriormente prefiere mantenerlos al margen. Así mismo, según Bendito Fútbol, otros clubes como El Nacional, Deportivo Cuenca, Liga de Loja, Manta y Olmedo tenían deudas con el SRI. Quienes sí han cumplido son Liga de Quito, Independiente del Valle y Universidad Católica.

4. Crear impuestos a los jugadores que ganan una fortuna. Otra medida que se podría considerar es la creación y cobro de impuestos a jugadores que ganan cifras realmente grandes, por poner solamente un ejemplo, a líderes de la opinión pública como Luis Antonio Valencia o Damián Rodrigo Díaz, quienes tienen sueldos que oscilan entre los USD 60 mil hasta los 140 mil dólares. Pedir una porción de lo que ganan para la comunidad en general no suena tan descabellado pero, vuelve a rondar el tema que el fútbol –y sus actores- son intocables.

Basta una publicación en sus redes sociales, donde les siguen miles de millones de personas, para desatar una reacción en cadena que sería negativa para el gobierno de turno. Una mala publicidad se le podría llamar de uno de estos jugadores bastaría para que la sociedad reaccione, prensa, radio y televisión hagan noticia de ello y se cree todo un aparataje mediático. Víctor Hernández-Santaolalla, en su texto Los efectos de los medios de comunicación de masas, manifiesta que los medios llevan la agenda setting (temas de los que se habla entre la gente) y esto podría ser contraproducente para los intereses, en este caso, de Lenin Moreno que hasta cierto punto tiene miedo a una mala publicidad desde los jugadores.

5. La FIFA mantiene apartado al fútbol de la realidad. La Federación Internacional de Fútbol Asociación​ ​ha logrado darle autonomía a las ligas de todo el mundo, por lo que hace muy complicado que el estado intervenga y pida, entre otras cosas, cuentas y colaboración a los equipos de fútbol. Sus estatutos se crearon para poder encerrar al fútbol en una burbuja y que se maneje como un propio país. Por esta razón no se puede tocar la economía de los clubes ni de sus jugadores.

En conclusión, pese a que el fútbol mueve millones, el Estado prefiere mantenerlo alejado en el tema de colaboración económica pero, a su vez, les interesa que regrese para volverles a dar algo en que entretenerse a la masa.

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Otras Noticias